Cargando

 
Lunes - Viernes9:00am - 6:00pm
OficinasParque Industrial Exportec II, San Pedro Totoltepec
Visita Nuestras Redes Sociales

Blog Propuesta de Reforma al Sistema de Ahorro para el Retiro del IMSS

6 agosto, 2020by Janet Cerón

Introducción
En Mercer, hemos analizado la información publicada sobre la iniciativa de reforma a la Ley del Seguro Social dada a conocer el pasado 22 de julio. La cual tiene como objetivo fortalecer el sistema de pensiones en México, y consideramos que dicha propuesta de reforma da un paso en la dirección adecuada para mejorar el nivel de ingresos que reciben los trabajadores a la jubilación.

La propuesta surge por la necesidad de tomar medidas más efectivas para que los trabajadores afiliados al IMSS que se jubilarán bajo la Ley de 1997 (esquema de las AFORES), reciban una mejor pensión que la que se proyecta con los parámetros vigentes, a la vez que permite que más trabajadores cumplan con los requisitos para jubilarse.

Como Mercer, pensamos que éste es el primer paso de muchos más que son necesarios para que los ingresos a la jubilación y el sistema de jubilaciones en México dejen de estar en los últimos lugares a nivel mundial.

Origen de la propuesta y entrada en vigor

La propuesta fue presentada por el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) Carlos Salazar, a quien se le sumó el dirigente
de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), Carlos Aceves de Olmo. Por su parte, el titular de la Secretaría de Hacienda
(SHCP), Arturo Herrera, afirmó estar de acuerdo con los principales elementos de la propuesta, mismos que fueron presentados a
través de la página del Gobierno de México y en diversos medios de comunicación.

El texto completo de la propuesta aún no ha sido publicado a la fecha de publicación de este análisis. La propuesta será enviada al Poder Legislativo
para su revisión y aprobación, no sin antes seguir siendo tema de diálogo entre el CCE y la SHCP. El CCE ha expresado su deseo de incluir más elementos en la propuesta, además de los aceptados hasta ahora por la SHCP, y tendrá las próximas semanas para lograr más acuerdos.

Una vez aprobada, el Congreso dictaminará cuándo será la fecha de entrada en vigor de  la reforma.

Antecedentes
Actualmente existen dos esquemas de jubilación ante el IMSS.

Como se ha dicho, la reforma propuesta es para las pensiones de los trabajadores afiliados al IMSS, que cotizan bajo la Ley de 1997. Si bien las personas que cotizan bajo la Ley de 1973 también tienen una AFORE que administra sus aportaciones, la propuesta no contemplaría ninguna afectación para las pensiones que hayan sido o vayan a ser determinadas bajo la Ley de 1973, ni bajo ningún otro esquema actual (ISSSTE, PEMEX, Universidades, etc.) Tampoco se propone ninguna afectación, de manera directa, a los Planes de Pensiones Privados.
Puntos importantes de la propuesta

 

Con el fin de compensar las desventajas del esquema de AFORE, la propuesta plantea:

 

• Incrementar las aportaciones para el retiro y modificar la cuota social.

• Disminuir el requisito de semanas mínimas de cotización.

• Aumentar el monto de la Pensión Mínima Garantizada.

El esquema de ahorro de cuentas individuales en las AFORES se mantendrá dentro de esta propuesta de reforma tal y como lo conocemos ahora. Sin embargo, se busca que los montos de las comisiones cobradas por las AFORES disminuyan para estar alineados con los estándares internacionales.

Fortalezas:

• En promedio se espera un aumento de 40% en la pensión.
• Más trabajadores podrán cumplir con los requisitos para jubilarse.
• Una mayor población podrá tener acceso a la Pensión Mínima Garantizada.
• Los trabajadores de menos ingresos tendrán una pensión que represente un mejor nivel de reemplazo con respecto a su último salario.

Áreas de oportunidad:

• La propuesta busca beneficiar a 20 millones de trabajadores afiliados al IMSS que empezaron a cotizar después de 1997 y que se jubilarán con lo ahorrado en su AFORE. Sin embargo, estos trabajadores sólo representan 24% de la Población Económicamente Activa (PEA) del pais, es decir, sólo uno de cada cuatro mexicanos en edades de trabajar gozará de los beneficios de esta propuesta.

Incremento en las aportaciones y modificación de Cuota Social

El principal elemento de la propuesta, es el incremento de las aportaciones al IMSS para el Ramo de Retiro Cesantía y Vejez (RCV), siendo el patrón quien absorba la mayor parte de este incremento. Por otro lado, el gobierno redistribuye su gasto en este ramo para dirigirlo a los trabajadores con un Salario Base de Cotización (SBC) de hasta 4 UMAs.

El incremento propuesto a la aportación del patrón va del 5.150% vigente, hasta 13.875% en algunos casos, dependiendo del SBC del trabajador. El resto de las aportaciones al IMSS (Riesgos de Trabajo; Enfermedades y Maternidad; Invalidez y Vida; Guarderías y Prestaciones Sociales), se mantienen sin cambio.

Aportación RCV vigente: 6.50% cuota social

La cuota social vigente, es una cantidad fija (no es un porcentaje) que se otorga sólo a los trabajadores conun SBC menor a 15 UMAs. La cuota social promedio actual es de $5.70 pesos diarios.

Aportación RCV propuesta: 15.00%, incluida cuota social

La cuota social propuesta, es una cantidad fija (no es un porcentaje) que se otorgará sólo a los trabajadores con un SBC de hasta 4 UMAs. La cuota será variable, dependiendo del SBC, siendo de $10.75 diarios para un SBC igual a 1 Salario Mínimo (SM), y disminuyendo a $6.25 diarios para un SBC igual a 4 UMAs.

El porcentaje de aportaciones del gobierno de 0.225% desaparece, para usar esos recursos en la cuota social. De este modo, el gasto del gobierno no aumenta, sólo se redistribuye.

La razón de por qué el límite de SBC para obtener la cuota social es de 4 UMAs, es porque en México, aproximadamente el 70% de la Población Económicamente Activa (PEA), tiene ingresos por debajo o iguales a 4 UMAs. Con los cambios propuestos, la reforma propuesta espera beneficiar a la mayor cantidad de trabajadores posibles, sin afectar los ingresos del trabajador, principalmente redistribuyendo el gasto del gobierno.

A continuación se muestra una propuesta detallada:

Podemos decir que el incremento propuesto es aproximadamente 8.725% del SBC.

Para un SBC igual a 1 SM, este incremento de 8.725% está 100% a cargo del gobierno. No hay aumento en la aportación del patrón, ya que ésta se mantiene en el 5.150% vigente.

Para un SBC entre 1 SM y 4 UMAs, el incremento de 8.725% (adicional al 5.150% que el patrón aporta) está repartido hasta un máximo de 79% a cargo del patrón, y un mínimo de 21% a cargo del gobierno.

Para los SBC mayores a 4 UMAs, todo el incremento está a cargo del patrón, no hay cuota social. Además de que el aumento en las cuotas patronales estará compartido con el gobierno, como medida adicional para apoyar a las empresas con el ajuste por el incremento de sus aportaciones, la propuesta de reforma considera que el aumento en las cuotas patronales inicie 1 ó 2 años después de la entrada en vigor de
la propuesta, además de otorgar un periodo de 8 años para aumentar gradualmente las aportaciones hasta llegar al nivel propuesto. La información precisa respecto a la gradualidad propuesta, aún no es definitiva, pero es posible que se tenga un periodo de transición de 9 ó 10 años.

Impactos para el empleado:

Niveles de reemplazo

 

Al incrementar el porcentaje de aportación, por consecuencia aumentarán los intereses generados por el ahorro, y el saldo total acumulado en la subcuenta de RCV de la AFORE se espera que aumente significativamente, por lo que la pensión mensual será mayor en proporción al último sueldo percibido por el trabajador. Esta proporción se conoce como Nivel de Reemplazo.

Los impactos estimados en el nivel de reemplazo para los SBC entre 1 SM y 5 UMAs, de acuerdo con la SHCP1, se

presentan a continuación:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si bien para todos los niveles salariales habrá un aumento en el nivel de reemplazo, los salarios más altos continúan teniendo la brecha más grande entre el nivel de reemplazo alcanzado y el nivel de reemplazo deseable de acuerdo con las recomendaciones de organismos internacionales.

Esta brecha sólo puede mitigarse con ahorros complementarios al IMSS, ya sea mediante Planes Privados de Pensiones, o mediante otros mecanismos que promuevan el ahorro individual del trabajador.

La reforma propuesta no contempla ningún aumento en la aportación del trabajador, pero son justo los trabajadores con los salarios más altos quienes pueden tener más facilidad de destinar parte de sus ingresos a un ahorro de largo plazo, específicamente un ahorro para la jubilación.

Disminución de semanas cotizadas y cambios en la Pensión Mínima
Garantizada (PMG)

Adicionalmente, se ha propuesto que el valor de la PMG sea variable y se determine en función de las siguientes variables:

• Salario Base de Cotización

• Edad del trabajador

• Semanas cotizadas

Donde la elegibilidad de las variables de edad y semanas cotizadas iniciaría en 60 años y 750 semanas de cotización. De acuerdo a la propuesta, la PMG se encontrará entre los 0.7 y los 2.2 salarios mínimos, donde en promedio esta pensión sería de $4,345 pesos mensuales, con un incremento promedio de 32% al compararlo con el valor de la PMG vigente. El incremento que tendrá la nueva PMG en el futuro, aún no ha sido determinado.

Impactos para el empleado: Cobertura de la PMG

 

 

Implicaciones relevantes para las empresas
Nómina, Aportaciones y Deductibilidad

El impacto directo para las empresas derivado del aumento en las aportaciones, es un aumento directo en su gasto.

Aunque la reforma propuesta beneficie sólo a quienes se jubilarán bajo la ley de 1997, los trabajadores que se jubilarán bajo la le Ley de 1973 están sujetos a las mismas aportaciones, por lo que las empresas aumentarán sus aportaciones para todos, sin importar el régimen al que pertenezcan.

Si pensamos en empresas para las que la totalidad de sus empleados tienen un SBC mayor a 4 UMAs y menor a 25 UMAs, el impacto del aumento en las cuotas será igual a 8.725% de la nómina como gasto adicional.

Ejemplos (considerado que todos los empleados tienen un SBC entre 4 y 25 UMAs):

Sin embargo, es muy importante mencionar que la Ley del Impuesto sobre la Renta permite hacer 100% deducibles de impuestos los pagos que realiza un contribuyente, si se trata de aportaciones pagadas al IMSS, por lo que, si bien la propuesta de reforma estaría aumentando el gasto de las empresas, también está aumentando un gasto deducible.

 

Aportaciones al IMSS vs Aportaciones a un Plan de Pensiones Privado

Los ingresos provenientes de cualquier tipo de plan de pensiones (que cumpla con lo establecido en las normas vigentes), son exentos para el trabajador. Sin embargo, a partir de la reforma de 2014 a la Ley del Impuesto sobre la Renta, se estableció la deducibilidad máxima de 53% para las aportaciones que las empresas realizan a los planes privados. Esto contrasta con la deducibilidad de 100% a las aportaciones al IMSS.

Esta ventaja fiscal, más contrastante ahora con el aumento propuesto en las aportaciones, puede causar una desaceleración en la implementación de nuevos planes privados de jubilación, ya que las empresas pueden dudar sobre la conveniencia de realizar aportaciones a un plan privado, o si es mejor sólo enfocar sus recursos en el aumento en la aportación al IMSS.

Con esta propuesta, será importante que las empresas puedan comunicar efectivamente a sus trabajadores que ya sea mediante un plan privado, o únicamente mediante las aportaciones al IMSS, están destinando recursos en beneficio de la jubilación de los empleados.

También será importante analizar posibles reformas fiscales que puedan ocurrir en el futuro, que modifiquen la deducibilidad de las aportaciones a los planes privados.

Pasivo laboral de los planes de pensiones
privados

Algunas empresas otorgan planes privados de pensiones de “beneficio definido” (aquellos cuyo beneficio depende de una fórmula y no de una contribución a una cuenta individual), que incluyen dentro de su fórmula de cálculo algunos parámetros el beneficio del IMSS.

Ejemplos de esto pueden ser planes cuyo beneficio máximo es el 100% o algún otro porcentaje del último sueldo del empleado, menos la pensión del IMSS.

También, aunque menos frecuente, hay planes con un beneficio mínimo establecido como un porcentaje del último sueldo, menos la pensión del IMSS.

Con la propuesta de reforma, un aumento en el monto de la pensión del IMSS podría representar una disminución en el pasivo del Plan de Pensiones de la empresa si su pensión es complementaria al IMSS, teniendo en cuenta que aún se tiene un beneficio mínimo equivalente a la Indemnización Legal.

Sin embargo, no es deseable que los pasivos de una empresa estén ligados o dependan de factores externos como éste, que pueden variar y ajustarse dependiendo de cambios en la legislación. En Mercer consideramos que es más adecuado tener un esquema de pensiones privadas sin beneficios  ligados al IMSS. Derivado de esta reforma, algunas empresas podrían considerar hacer un ajuste en sus beneficios del plan.

 

 

 

 

 

Perspectiva Económica – Financiera

Desde la perspectiva económica y de mercados financieros, la propuesta de reforma traería cambios importantes dado que las AFORES son el segundo participante más importante, dado que estas instituciones son el segundo jugador más importante del mercado financiero Mexicano, como se muestra en la Gráfica 3, con una participación del 18.6% 4 (sólo superada por el 50% de participación de los Bancos), y con un total de  activos bajo administración que representan el 17.6% del PIB y el 30.3% del ahorro interno 5.

Tomando en cuenta que el aumento propuesto de las aportaciones del empleador (de 5.15% al 13.875%) potencializaría el crecimiento de las AFORES de manera significativa, Mercer estima que los activos administrados podrían alcanzar niveles cercanos al 38.6% del PIB para el año 2030
6, como se muestra en la Gráfica 4.

Lo anterior tendría como consecuencia una mayor demanda de instrumentos financieros y, si este aumento no es paralelo a un ajuste en el régimen de inversión, las tasas de interés podrían ser presionadas a la baja en todos los nodos de la curva gubernamental.

A la fecha, con poco más del 50%7 de sus activos bajo administración concentrados en deuda gubernamental (Gráfica 5), las AFORES consumen el 30% del total de emisiones en circulación de bonos gubernamentales. Para darnos una idea, si la estrategia de inversión se mantiene sin cambios, para 2030 las AFORES demandarían el 71% de la actual emisión gubernamental.

Desde nuestra perspectiva los cambios propuestos obligan a un cambio importante en el sistema Financiero Mexicano para solventar la nueva demanda. A pesar de que el crecimiento en las aportaciones es gradual, si el mercado no evoluciona a la misma velocidad, la participación de las AFORES sería tal que tendrían la capacidad de influir en los precios del mercado afectando a los demás jugadores (bancos, planes de pensiones privados, pequeños inversionistas, etc). Por lo tanto, la propuesta de reforma busca ampliar el régimen de inversión hacia el financiamiento de proyectos en infraestructura, el cual debería estar bien regulado para garantizar que los recursos se destinen a proyectos rentables y benéficos para la economía e incluso fomentando el medio ambiente (ESG, por sus siglas en inglés – Environmental Social & Governance) y no intereses particulares. Esto ayudaría a liberar esta presión, pero sin duda no es la única medida que hay que tomar en cuenta.

Una alternativa a este problema es flexibilizar los límites del régimen de inversión actual para permitir mayor exposición y generar más valor a través de instrumentos de renta variable, considerando que la media de la edad de la Población Económicamente Activa es 33 años, y su horizonte de inversión es de al menos 30 años.

 

Al cierre de junio 2020, el 67% de los recursos
invertidos por las AFORES está concentrado
en instrumentos de deuda y 33% en renta
variable, lo cual obliga al Sistema Financiero
Mexicano a migrar hacia estrategias de
inversión más diversificadas, alineadas a
las de Sistemas de Pensiones de países más
desarrollados. De acuerdo con el último
reporte de Mercer Asset Allocation Insights
,que analizó la tendencia de los planes de
pensiones de América Latina, Medio Oriente,
África y Asia, el promedio de inversión en renta
variable para estos mercados es de 37.5%.8

 

 

 

 

 

De acuerdo a la experiencia global, lo
anterior favorece no sólo al desarrollo y
crecimiento de la economía, sino que también
ofrece opciones de inversión con tasas de
rendimientos superiores a las de instrumentos
tradicionales, y con horizontes de inversión de
mayor plazo cercanos a la vida laboral de
un trabajador.

 

 

El último cambio relevante en favor de los
trabajadores es que se buscará reducir las
comisiones para que los rendimientos netos
sean superiores, y los costos se estandaricen
a prácticas internacionales. Actualmente, el
promedio de las comisiones cobradas es de
0.92% anual, y se propone reducirlas a lo largo
del tiempo a 0.70% anual sobre el saldo de
los participantes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Índice de Pensiones Globales de Mercer Melbourne

 

El Índice de Pensiones Global de Mercer Melbourne (Melbourne Mercer Global Pension Index), es un análisis comparativo de los diferentes sistemas de pensiones en todo mundo, que utiliza la información publicada disponible de cada uno de estos países, y complementada con la perspectiva de los consultores de Mercer.

Uno de los objetivos del índice es conocer y entender las características de los mejores sistemas de pensiones de otros países. Por supuesto que una comparación de los sistemas de pensiones del mundo no es sencilla, ya que cada sistema ha evolucionado a partir de las circunstancias económicas, sociales, culturales, políticas e históricas particulares de su país.

No hay un sistema ideal que pueda ser trasplantado de un país y aplicado sin cambios en otro. Sin embargo, hay ciertas características que posiblemente conduzcan a mejores beneficios financieros, mayor probabilidad de sostenibilidad del sistema, y mayor nivel de confianza y seguridad.
Tomando en cuenta todo lo anterior, el Índice de Pensiones Globales de Mercer Melbourne utiliza tres dimensiones – adecuación, sostenibilidad e integridad – para medir cada sistema de pensiones con más de 40 indicadores.

 

El siguiente diagrama destaca algunos de los temas cubiertos en cada dimensión:

Con la propuesta de reforma al sistema de pensiones, algunos de los indicadores arrojarán un mejor resultado para México:

Estas mejoras en los indicadores pueden mejorar el índice de México de 45.3, con miras a poder elevar la calificación de México en el futuro de D a C, que representa un sistema de pensiones no sólo con características deseables, sino con características adecuadas y efectivas.

Janet Cerón